Ticker

6/recent/ticker-posts

La tecnología al servicio de la dieta



La ciencia ha comprobado una y otra vez que la mejor forma de perder peso es a través de una rigurosa dieta baja en calorías y alta en ejercicio.
Pero la vida -y la ciencia- también nos ha demostrado que esto no es fácil: siempre hay antojo, una celebración o una agenda muy ocupada que está por encima de la intención de hacer dieta, tan popular por estos días posdecembrinos.
Un estudio concluyó recientemente que no comer no es sinónimo de adelgazar y otro, del Centro de Investigación de Cáncer Fred Hutchinson, encontró que la mejor forma de entrar en un régimen alimenticio y deportivo exitoso es escribiendo un diario, registrar y concientizarse del número de calorías que uno consume para evitar engañarse o esquivar las consecuencias.
La conducta de autocontrol, sin embargo, no deja de ser un sistema difícil de llevar para quienes gustan del chocolate, por ejemplo. Y ni hablar para quienes son adictos. De ahí la recurrencia de la frase "yo no tengo fuerza de voluntad".
Las nuevas tecnologías quieren ser la solución a las tentaciones. Aplicaciones para medir el consumo alimenticio y monitores de la actividad física esperan convertirse en el nuevo sistema de dietas, que no sacrifican comer, pero sí le "enseñan" al usuario cómo controlar su consumo.
Aplicaciones para teléfonos móviles, tabletas y web como GymPac, Shape Up, Lose It y My Fitness Pal pretenden ayudar a las personas, por medio de sistemas de control del comportamiento y entrega de recompensas, a modificar y regular sus hábitos alimenticios.
Por otro lado, una serie de nuevosgadgets-como el FuelBand de Nike, Fitbit One y BodyMedia FIT- dicen contabilizar la actividad física durante el día, permitiéndole al usuario saber si se quemó el número necesario de calorías para bajar de peso.
Las dietas basadas en la regulación y el autocontrol, en lugar de la abstención de ciertos alimentos, están inspiradas en la psicología conductista.
El escritor y periodista científico David H. Freedman publicó este año en la revista The Atlanticun ensayo titulado "El fin de las tentaciones" en el que argumentaba cómo las ideas del famoso y controversial psicólogo Burrhus Frederic Skinner están en auge gracias a las aplicaciones para hacer dieta.
Después de refutar a los críticos de Skinner, que lo acusan no tener en cuenta las emociones, Freedman dice que "la única premisa del psicólogo era que todos los organismos tienden a hacer lo que el mundo que les rodea les recompensa por hacer".
Aunque esto puede verse como una sobrestimación del poder de las recompensas, varios de los seguidores de Skinner después probaron que las técnicas de modificación del comportamiento moderadas y sin castigos pueden resultar en formas de vida más sanas y productivas, según Freedman.
El programa de dietas Weight Watchers, que se hizo popular en los años 70, está basado en teorías skinnerianas, dice el autor.
En él los clientes entran en un programa de consultas y sistema de puntos que regulan su consumo de alimentos, en lugar de prohibirles comer ciertas cosas.
El problema de programas como el de Weight Watchers es su alto costo y la inmensa posibilidad de que el cliente deserte.
Sin embargo, las aplicaciones en internet compensan estos problemas: son de bajo costo y tienen un elemento social -porque la dieta de cada uno se comparte en redes sociales como Facebook o Twitter- que presiona a la gente para que no se salga de su rutina.
an/am
Fuente: bbcmundo.com

Publicar un comentario

0 Comentarios