Ticker

6/recent/ticker-posts

Consejos para no darle vueltas a las cosas y evitar la ansiedad y la depresión


El 40% de la ansiedad y el 30% de la depresión tiene su detonante en el mal hábito de dar vueltas la cabeza por problemas que, a veces, ni han ocurrido. Esta reacción, muy habitual en las personas, puede llegar a crear problemas de salud graves. 

Joanna Guillén Valera

Todo el mundo, en mayor o menor medida, ha dado vueltas a la cabeza por algún motivo como una reunión de trabajo, un problema familiar o una discusión de pareja. Esta es una reacción típica ante situaciones de estrés, el problema viene cuando se convierte en una obsesión que nos impide hacer vida normal o que repercute en nuestras emociones o en nuestra forma de afrontar las cosas.

Y es que, ese darle vueltas a las cosas o rumiación está detrás del 40% de los problemas de ansiedad de la población española y del 30% de los de depresión de los españoles. Así lo señalan los datos del estudio Comprender o rumiar nuestras emociones. Análisis de las estrategias silenciosas que nos acercan o apartan del bienestar emocional, elaborado por el seguro de salud de Línea Directa a partir de los resultados de 1.700 encuestas realizadas en toda España en las que se han incluido instrumentos psicométricos validados y utilizados a nivel mundial en el ámbito de la psicología y salud mental. 

Tal y como explica la experta en Inteligencia Emocional, Ruth Castillo-Gualda, profesora de la Facultad de Salud de la Universidad Camilo José Cela (UCJC) y autora del informe, “la predisposición biológica, las experiencias vividas, las situaciones conflictivas y traumáticas explican, en cierta medida, la aparición de los problemas de salud mental, pero lo que verdaderamente explica el mantenimiento o empeoramiento de las dolencias mentales son las estrategias que se utilizan para regular lo que una persona siente”.

En este sentido, dar vueltas a la cabeza o rumiar es uno de los problemas que más afectan a nuestra salud mental. Es cierto que todo el mundo lo hace de vez en cuando pero no todos saben gestionarlo de la misma forma, de  hecho, hay personas a las que les afecta de forma muy negativa e incluso puede llegar a ser el desencadenante de un problema de salud mental. 

Entender cómo nos afectan este tipo de situaciones y saber qué hacer es importante sobre todo teniendo en cuenta que en España, las dolencias de salud mental más prevalentes son la ansiedad (68%) y la depresión (51%), los trastornos del estado de ánimo (29%), los pensamientos suicidas (12%), los trastornos de la conducta alimentaria (12%) y las adicciones (10%). 

Qué hacer para no darle vueltas a las cosas

Reconocer las señales de alerta, es decir, reconocer qué es lo que puede hacer que le de vueltas a la cabeza es el primer paso para evitar que nos afecten de forma negativa.  “Saber por qué estoy nervioso ante una determinada situación, entender qué me pasa y ser consciente de ello es el primer paso para poner solución y distancia”, explica Castillo-Gualda. Si sé que algo en concreto me va a hacer sentir mal “intentaré evitarlo y tomar distancia”, señala, si no es posible, “intentaré buscar la forma para reformular lo que me pasa, reinterpretar la situación y evitar las emociones negativas”. 

Según la experta, algunos consejos para evitar que nos afecte negativamente son:

  • Intentar que nuestra mente no se quede anclada en el mismo pensamiento de forma repetitiva.
     
  • Intentar buscar las causas, no juzgarnos ni culparnos, ni intentar anticiparnos a los problemas porque solo nos mantendrá en este estado de malestar general. 
     
  • No dejarnos arrastrar por los mitos o creencias de que este pensamiento repetitivo de las cosas es bueno tenerlos.
     
  • Atender y afrontar aquello que sí es importante. Si nuestra mente está ocupada en este tipo de cosas, en las importantes, se alejará de otras preocupaciones.
      
  • Ser capaces de contarnos las cosas de manera razonable y amable a nosotros mismos. 
     
  • Comunicar las cosas con los demás para que nos ayude a percibir mayor apoyo. 

Los antidepresivos, la forma inmediata de afrontar problemas de salud mental

Estos consejos pueden servir para evitar problemas mayores relacionados con la salud mental. Y es que, según expusieron los expertos, cuando la rumiación no se trata de forma adecuada o no se saben gestionar las emociones de forma eficaz, pueden aparecer problemas más graves. Y en este sentido, las cifras confirman que hay una consecuencia directa con el consumo de ansiolíticos o antidepresivos.

Tanto es así que más de 14 millones de españoles (41%) han tomado antidepresivos alguna vez y, de ellos, 1 de cada 4 los consume casi a diario, con un mayor porcentaje de mujeres. La venta de ansiolíticos y antidepresivos en las farmacias de España ha subido un 40% en la última década siendo además España el país que está a la cabeza de Europa en el consumo de psicofármacos.

Otra de las conclusiones del estudio es que el 60% de los españoles ha tomado alguna vez medicamentos para dormir y 1 de cada 4 los consume prácticamente a diario dándose un mayor consumo entre las mujeres.

A la vista de estos datos, no es de extrañar que el 46% de los españoles haya pedido alguna vez ayuda a un profesional por problemas de salud mental, y, de ellos, 1 de cada 3 acuda una vez al mes o más a consulta. Los jóvenes de 18 a 29 años son los que más acuden a los profesionales. Sin embargo, más de la mitad de las personas con trastorno mental que necesita tratamiento no lo recibe. Un hecho en el que seguramente influya que el 70% de la población española piense que la salud mental sigue siendo un tabú.

 

 

Publicar un comentario

0 Comentarios